Begoña Abad: poesía en estado de gracia y con gracia